,

Trabajadores sufren consecuencias de participar en “Un día sin inmigrantes”

Un día sin inmigrantes

El pasado 16 de febrero se llevó a cabo el paro nacional llamado “Un día sin inmigrantes”, que tuvo una participación masiva de cientos de restaurantes importantes en todo el país y comercios de todos los rubros. Muchas personas decidieron unirse a la protesta y no asistieron a trabajar, pero esto tuvo una gran consecuencia para, al menos, más de 100 trabajadores, quienes fueron despedidos de sus trabajos.

Aunque algunos dueños y jefes de los establecimientos fueron solidarios con sus empleados y decidieron mantener sus negocios cerrados en apoyo a la comunidad inmigrante; otros amenazaron con despedir a los trabajadores que se unieran a la manifestación. Y lo cumplieron.

Al menos 100 personas que participaron en “Un día sin inmigrantes” fueron despedidas. Fabricas, restaurantes y guarderías terminaron con los contratos de trabajo de aquellas personas que decidieron faltar a sus trabajos. Y sus empleadores defienden esa decisión.

Un día sin inmigrantes
Foto: Captura Twitter Stef Manisero

Jim Serowski, fundador de JVS Masonry en Colorado, dijo a la filial de CNN KDVR que sus empleados le informaron de su participación en el paro nacional y él les advirtió del despido. “Si vas a defender lo que crees, tienes que estar dispuesto a pagar el precio” dijo, justificando su decisión.

Como prometió, despidió sin remordimientos a su capataz y a otros treinta trabajadores por no presentarse ese día, a pesar de que a algunos tenían más de dos décadas en sus puestos. Asegura que mantiene una postura firme y que no hizo nada malo.

“Se les advirtió: si haces eso estás hiriendo a la compañía, y si vas contra el equipo no eres un miembro del equipo”, argumentó Serowki.

Por su parte, el dueño de “I do not Care Bar and Gill”, Bill McNally, relató que sus doce trabajadores de línea no le informaron que planeaban unirse a la protesta. Ni siquiera llamaron para decir que no irían; y por eso se les despidió como a cualquier persona que falta al trabajo.

“Estoy de su lado, pero tenemos reglas en “I do not Care Bar and Gill”. Si vas a llegar tarde, llámame. Si no vienes a trabajar, llámanos. Esa es la manera americana, ” diijo McNally.

McNally aseguró que su decisión no tenía nada que ver con política. “Si hubiera sabido de las protestas, habría cerrado el restaurante en solidaridad“, agregó.

Es importante resaltar que bajo la ley laboral de los Estados Unidos, los trabajadores pueden ser despedidos sin advertencia y sin razón.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Redactora, Viva Noticias - Farándula, actualidad y salud.

Chelsea Clinton asistió a la marcha a favor de los musulmanes para enviarle un mensaje a Trump

inmigrantes

La verdad detrás de los cazadores de Texas que inventaron que inmigrantes les habían disparado