in

Servicio secreto toma 25,000 dólares para subirse en motos de agua y defender a Trump

Y sin contar lo que han gastado en carritos de golf

Mientras el presidente Donald Trump pasaba los fines de semana en Mar-a-Lago, el Servicio Secreto de los Estados Unidos patrullaba las aguas alrededor del club privado para que su familia pudiera nadar.

The Daily Beast fue el primero en informar que este es otro de los muchos ejemplos que revelan lo que le cuestan a los contribuyentes las salidas de la familia presidencial. En esta oportunidad, el entretenimiento sumó nada menos que 25,000 dólares en «seguridad sobre motos de agua».

La solicitud de motos acuáticas llegó en 2019 cuando el gobierno argumentó que las necesitaban para hacer «entrenamiento en el agua» y proteger a la familia del presidente durante todo el año.

Se anticipaba que el costo estimado en ese momento sería de 9,000 a 15,000 dólares, pero de alguna manera el costo final llegó a más de 25,000.

«Los fondos provienen del presupuesto de la Oficina de Operaciones de Adquisiciones del Departamento de Seguridad Nacional», dijo Daily Beast.

«Varios miembros de la familia junto con sus invitados participan en actividades de aguas abiertas de las cuales son responsables los agentes especiales que funcionan como nadadores de rescate», dice la solicitud.

Sin embargo, comprar las motos de agua puede haber sido la opción más económica. En mayo se reveló que el Servicio Secreto cobró a los contribuyentes nada menos que 179,000 dólares en carritos de golf que fueron alquilados, en lugar de haberlos comprado para el futuro.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Natalie Azcona

mm

Editora de Contenidos, Viva Noticias - Política, inmigración, opinión y análisis. @nadeazcona

Trump descarta despedir a su asesora acusada por un organismo de violar ley

Ana Navarro destroza a Ivanka Trump por «querer cocinar frijoles» de esta manera

mascarilla

Le grita toda la licorería que se ponga la mascarilla y ella los llama «nazis»