in

Padre degolla a su hijo de 2 años en Chicago porque no lo dejaba dormir

Un acto que tiene conmocionada a toda la comunidad.

Un caso tan aterrador como el de la niña Sherin Mathews acaba de ocurrir: Rolando Ortiz degolló a su hijo, Mateo, de dos años de edad porque no lo dejaba dormir. La policía de Chicago detuvo al hombre, que posteriormente confesó el crimen y los motivos.

Las autoridades encontraron el cuerpo de Mateo en una bolsa de basura en el piso de la cocina de un apartamento en el vecindario de La Villita, en el oeste de Chicago. Las autoridades confirmaron que el pequeño sufrió laceraciones con un arma blanca – un cuchillo – y que fue casi decapitado. Ortiz, de 37 años, confesó que su hijo lo mantenía despierto corriendo por la casa y no lo dejaba dormir.

El superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson, explicó que cuando el padre se dio cuenta de lo que había hecho, intentó cortarse las venas y huyó del lugar, se sospecha que tenía intención de ir a México. El hombre intentó contactar a su esposa pero no la encontró, llamó a su cuñada y le explicó lo sucedido. Ella contactó con otros miembros de la familia que vivían cerca y llamaron al 911.

“(El niño) no tenía la edad suficiente para tomar una decisión equivocada… Solo era un niño cuya confianza y seguridad fue traicionada por un hombre al que no se le debería tener que cuestionar: su padre”, dijo Johnson.

Ortiz fue detenido por el FBI después de una parada de tráfico por conducir a exceso de velocidad. El hombre no tenía historial criminal previo y actualmente enfrenta cargos de homicidio. Los vecinos de la comunidad ya han colocado un improvisado altar, con una pequeña cruz blanca con el nombre de Mateo y una pelota de basquetbol.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Redactora, Viva Noticias - Farándula, actualidad y salud.

serpientes

Trump se atreve a comparar a inmigrantes con ‘serpientes coloridas’

Kennedy

Joe Kennedy: ‘pensamientos y oraciones no son suficientes’ para salvar a niños