in

Orgullosamente Mexicano

Hace un par de semanas, en un programa de radio relacionado con las elecciones para presidente de los Estados Unidos, me hicieron la siguiente pregunta: “¿Si tuvieras la oportunidad, qué es lo que te gustaría decirle a Donald Trump?” La respuesta fue inmediata y sencilla. Le diría: “Señor Donald Trump, mi nombre es Iván Segura y soy mexicano. No soy un criminal. Y cuando crucé la frontera no traía conmigo ningún paquete de droga. Y además, nunca he violado a ninguna persona. Nadie me “mando” para los estados Unidos. Vine porque así lo decidí. Tengo un trabajo honesto para sostener a mi familia. Soy un buen ciudadano, pago mis impuestos y participó activamente en la economía de este país. Y, como yo, la gran mayoría de mis compatriotas mexicanos que cruzaron la no son ni criminales, ni traficantes de droga, ni violadores”.

“Señor Donald Trump, mi nombre es Iván Segura y soy mexicano. No soy un criminal. Y cuando crucé la frontera no traía conmigo ningún paquete de droga. Y además, nunca he violado a ninguna persona. Nadie me “mando” para los estados Unidos. Vine porque así lo decidí. Tengo un trabajo honesto para sostener a mi familia. Soy un buen ciudadano, pago mis impuestos y participó activamente en la economía de este país. Y, como yo, la gran mayoría de mis compatriotas mexicanos que cruzaron la no son ni criminales, ni traficantes de droga, ni violadores”.

Para muchas personas es inimaginable que, contra todos los pronósticos, la campaña de Donald Trump sigue viento en popa y es ya casi el candidato del Partido Republicano. Su retórica xenofóbica y discriminatoria no ha disminuido. Si empezó atacando a la comunidad mexicana, después de eso se ha dado gusto también de condenar y humillar  a otros grupos como los musulmanes, las personas con discapacidades, las mujeres, los veteranos de guerra y cualquier otra cosa que se le apetezca. Bajo el escudo de no querer ser “políticamente correcto” se ha dado el lujo de agredir lo que sea con tal de conseguir votos.

En el caso de sus palabras hacia los mexicanos, se hace ya necesaria una respuesta no tan solo individual, sino comunitaria e institucional. Somos mexicanos, pero no somos agachones, ni calladitos nos vemos más bonitos. Llegó el momento de alzar la voz y expresar que somos buenos ciudadanos, que somos una parte importante no solo de la sociedad sino además de la economía de este país y que tenemos una riqueza cultural inmensa.

Somos mexicano, pero no somos agachones, ni calladitos nos vemos más bonitos. Llegó el momento de alzar la voz y expresar que somos buenos ciudadanos, que somos una parte importante no solo de la sociedad sino además de la economía de este país y que tenemos una riqueza cultural inmensa.

En forma individual, nuestra labor es compartir nuestros triunfos y desarrollo. Nuestro amor por la familia y nuestro respeto por las personas mayores. Nuestros valores y esperanzas. Nuestras historias de triunfo personal en los ámbitos familiares y de negocios. Como comunidad, debemos unirnos en actividades que nos representen de la mejor manera. Sigamos ayudando a nuestros vecinos y participando en la educación de nuestros hijos. Formemos parte de labores que mejoren nuestro ambiente comunitario.

[Demócratas rechazan incluir fondos para el muro con México en el presupuesto]

La respuesta institucional debe de venir del gobierno de México y sus representaciones en el exterior: consulados y embajadas. Una estrategia de medios que ayude a reforzar las contribuciones económicas, comunitarias y culturales de la comunidad mexicana en este país. La comunidad mexicana en los Estados Unidos está compuesta por un estimado total de 35 millones de compatriotas, con un poder de compra que rebasa 1 billón de dólares. México siempre ha sido uno de los países más importantes para Estados Unidos desde el punto de vista geopolítico. Y es también el tercer socio comercial y uno de los países con mayor influencia cultural.

Ha llegado el momento de decirle a todo el mundo que Donald Trump está equivocado. Que cuando se atrevió a decir que los mexicanos “están trayendo drogas, están trayendo crimen, son violadores…” la verdad lo único que estaba haciendo era demostrar su profundo racismo y xenofobia. Basta ya de quedarnos callados. Es nuestra labor, como individuos y como comunidad, levantar la voz y defender nuestra mexicanidad.

Ha llegado el momento de decirle a todo el mundo que Donald Trump está equivocado. Que cuando se atrevió a decir que los mexicanos “están trayendo drogas, están trayendo crimen, son violadores…” la verdad lo único que estaba haciendo era demostrar su profundo racismo y xenofobia. Basta ya de quedarnos callados. Es nuestra labor, como individuos y como comunidad, levantar la voz y defender nuestra mexicanidad.

Yo soy orgullosamente mexicano. Y pertenezco a una comunidad en el extranjero que está llena de gente talentosa, inteligente, trabajadora y honesta. Y durante los próximos meses me asegurare de repetirlo a todas las personas que me quieran escuchar. Además, no olvidaré una cosa muy importante: que mi voto será mi arma más efectiva en las próximas elecciones para presidente de los Estados Unidos.

Por Ivan Segura

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

latinos

Latinos entre los más felices del mundo

comunidad

Agentes policiales buscan un acercamiento con la comunidad