in

¿Libertad de pensamiento? Sí, pero NO se puede ser tolerante con las ratas

NO al KKK, NO al nazismo y NO a cualquier nido de plagas

Collage Viva Noticias

El sábado en Charlottesville, Virginia, se vivió una experiencia realmente terrorífica, murieron tres personas y otras treinta resultaron heridas. A grandes rasgos podría decirse que este suceso se debe a que “dos grupos con pensamientos opuestos se enfrentaron y que, como hubo violencia de ambas partes, se desconoce quién tiene la razón”; podría decirse esto, pero no es así. Grupos que promueven el odio bailan libremente por las calles y atemorizan al resto de las personas solo porque el presidente y muchos dirigentes creen que ellos tienen libertad de pensamiento y que merecen ser tolerados, pero después de lo que le ocurrió a la Alemania nazi hay una verdad muy simple que nos deja la historia: NO se puede ser tolerante con las ratas, NO se puede ser tolerante con quien es intolerante.

Más para leer: Se revela identidad del sujeto que atropelló a multitud en Charlottesville

Se pudiera llegar a creer que cuando en un país se practica la “tolerancia” como forma de gobierno, cualquier pensamiento debería ser permitido porque “todos somos personas libres”, ¿pero qué ocurre si usted permite la libertad en sus extremos, si también permite la libertad de matar y hacer daño a otra persona? ¿hasta dónde llega la libertad y hasta dónde llegan los derechos?

Charlotesville
CHARLOTTESVILLE.- Inside Edition / Youtube

Si hay algo es muy simple en todo concepto de justicia es que los derechos de una persona terminan en donde empiezan los de otra.

Por eso, aunque el presidente intente ver los hechos de Charlottesville como una lucha entre dos grupos de pensamientos distintos (como si se tratase de fanáticos de dos equipos de fútbol) él creerá que lo que ocurrió se escapa de sus manos, él pensará que no tiene responsabilidad sobre esas libertades y no es fácil distinguir la pequeña diferencia con el término de “libertad” pero nosotros también podemos llegar a creerlo.

¿Qué ocurrió en verdad ese día? ¿De quién es la culpa?

Un grupo de supremacistas blancos, neonazis y miembros del KKK marcharon ese día por su supuesto “derecho” a ser racistas, marcharon ese día por su supuesto “derecho” de intimidar a todas las personas en esa localidad, marcharon ese día por su supuesto “derecho” de ejercer presión sobre otras personas “diferentes”. Marcharon ese día por honor al odio y por el único amor que pueden sentir por ellos mismos al considerarse una “raza superior”.

Charlotesville
CONDUCTOR ASESINO.- Inside Edition / Youtube

ESE fue el grupo que marchó ese día y, por supuesto, otro grupo fue dispuesto a enfrentarse a ellos por temor, y por defender sus propios derechos.

NO SE TRATA DE UNA REALIDAD QUE OCURRIÓ ENTRE DOS GRUPOS DE PENSAMIENTOS DISTINTOS. NO. ES UNO QUE PROMUEVE EL ODIO Y OTRO QUE BUSCA RESPETO

Uno quiere hacerle daño a otro y el segundo busca hacerse respetar. Así que si alguien le pregunta si está bien ejercer un gobierno con tolerancia, la respuesta es sí, pero solo será sí cuando los mismos intolerantes sean tolerantes.

No es admisible que el presidente Donald Trump haya declarado que la tragedia que ocurrió este día se deba a una lucha entre grupos opuestos y que la culpa es repartida. NO es admisible tampoco que muchos dirigentes políticos, gobernadores, alcaldes no se hayan atrevido a hablar en contra del KKK, del neonazismo o de cualquier otra idiotez parecida.

Si estos grupos son tolerados y respetados le están dando la cordial bienvenida a un nuevo Hitler.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Natalie Azcona

mm

Editora de Contenidos, Viva Noticias - Política, inmigración, opinión y análisis.

nazi

Cuelga una bandera nazi en su puerta y esto fue lo que sucedió después

Corea del Norte

Corea del norte “se asusta” y abandona las amenazas en contra de Guam