in

Expertos explican la psicología detrás del apretón de manos de Donald Trump

Desde que el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca, los psicólogos y expertos en la materia han tenido mucho trabajo que hacer. En esta oportunidad, se han atrevido a explicar qué significa el agresivo apretón de manos que Trump da a sus homólogos, otras figuras políticas, y a todas las personas a las que saluda.

Esta no es la primera vez que el comportamiento del presidente es analizado. En días pasados, los analistas examinaron la firma de Trump para revelar su personalidad; además los psiquiatras advirtieron que Trump es mentalmente incapaz de ser presidente e incluso hablaron sobre la relación que tiene el magnate con su esposa Melania.

Volviendo al tema. Históricamente hablando, el apretón de manos data de los tiempos de la Grecia antigua y se originó como un gesto de paz, demostrando que las manos están libres y no esconden ningún arma. En teoría, quiere demostrar que dos personas están dispuestas a trabajar y cooperar entre ellas. Pero, una vez más, todo lo que hace Trump parece ir en contra de los convencionalismos o la propia naturaleza.

El apretón de manos del presidente ha sorprendido a los expertos de la materia, quienes aseguran que no simboliza en lo absoluto un acto de paz, solidaridad o buena voluntad. Trump lleva a la otra persona hacia su espacio personal, desequilibrándolo, poniéndolos en desventaja. El magnate es como un estratega que sabe que las imágenes de su saludo recorrerán al mundo y, en apariencia, mostrarán que él es el hombre a cargo.

Pongamos como ejemplo el maratónico apretón de manos que tuvo con Shinzo Abe, el Primer Ministro de Japón. El saludo duró 19 segundos. Trump ofreció su mano con la palma hacia arriba al primer ministro, pero después el magnate agarra la mano de Abe y le da unas palmadas rápidas. Esto, sin duda, no es un gesto “reconfortante”.

Las palmadas en la mano son un símbolo de dominancia. Lo que hizo quedar al primer ministro como un socio junior.

 

Para dar otro ejemplo, el saludo con Justin Trudeau, primer ministro canadiense. Cuando se estrecharon la mano, Trudeau agarró el hombre derecho de Trump para evitar que el magnate lo arrastrara hacia su espacio personal. Y, más tarde, cuando ambos estaban sentados, Trudeau extendió los dedos durante el apretón de manos para demostrar que quería ser liberado. Al menos, estas señales son un indicativo que Trump no tiene todas la cartas.

Aunque quizás parezca algo trivial, la verdad es que expertos en el lenguaje corporal pueden sacar muchas conclusiones de esta escena. Y sin duda, Trump parece mostrarse una vez más como un hombre que le gusta dominar a las demás personas.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Redactora, Viva Noticias - Farándula, actualidad y salud.

Lichtman

Profesor Lichtman predice caída de Trump: será destituido por un juicio político, asegura

ciudades amigables

Albuquerque y Santa Fe se declaran ‘ciudades amigables’ con los inmigrantes