in

Este migrante mexicano pasó de ser un campesino a uno de los médicos más prestigiosos de EE.UU.

Alfredo Quiñones se desempeña como médico en la Clínica Mayo. Antes fue campesino.

La historia de Alfredo Quiñones es digna de todos los elogios. Es uno de tantos relatos de personas migrantes que llegan a Estados Unidos en busca del sueño americano y lo logran poniendo en alto de nombre de su país mientras al mismo tiempo ayudan a su comunidad.

Quiñones llegó al país de las barras y las estrellas en busca de generar ingresos para ayudar a su familia. Encontró trabajo como jornalero en los campos de algodón. Sólo tenía 14 años. Aunque al poco tiempo fue deportado, el mexicano no desistió y a la edad de 19 años regresó para consolidarse hoy en día como uno de los médicos más reconocidos en Estados Unidos en la lucha del cáncer de cerebro en el país.

Más para leer: Estudiante mexicano pone en alto nombre de México y ondea con orgullo bandera en “Marte”

El camino no fue fácil. El hoy Jefe del Departamento de Neurocirugía y Director del Programa de Cirugía de tumores cerebrales y cirugía pituitaria de la Clínica Mayo, tuvo que pasar un largo proceso que involucró sacrificios y arduo trabajo.

El primer paso fue tomar clases de inglés mientras trabajaba en los campos de algodón y al mismo tiempo sostenía otro empleo en la limpieza de tanques de ferrocarriles a finales de la década de 1980.

migrante
Forbes México

Para 1991 Quiñones se acercó más a su sueño cuando recibió la Green card gracias a una legislación estadounidenses que apoyaba a los trabajadores del campo.

Más para leer: Les gritaron “regresen a México” a un grupo de niños latinos y lo que pasó después los dejó con la boca abierta

El siguiente paso fue buscar educación. Lo consiguió primero en la Universidad de California dónde estudió ciencias exactas. Posteriormente ingresó a la facultad de medicina de Harvard. “Apliqué y me apliqué, en el sentido de trabajar todos los días”, comentó a Forbes México.

Aunque generó una deuda de más de 135,000 dólares en la cartera pese a buscar becas, Quiñones no desistió hasta encontrar una oportunidad en su ramo. Su primera experiencia fue “poderosa”, según describe. Presenció una operación abierta de cerebro.

“Entré al quirófano y miré al paciente despierto. Recuerdo cómo las rodillas se me doblaron al mirarlo. Me quedé congelado. Emocionalmente fue algo muy poderoso”, recordó.

Ahora forma parte de uno de los centros médicos que cada año es evaluado en los primeros lugares en la lucha del cáncer cerebral.

De acuerdo con la Asociación Americana de Tumores Cerebrales se calcula que actualmente viven 700,000 personas viviendo con algún tumor cerebral en etapa primaria en el país. De ahí la importancia de su labor.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Julio Guzmán

mm

Editor de Contenidos, Viva Noticias - Realizó trabajos para HolaDoctor y Univision | Escribe sobre política, inmigración y opinión.

Trump

Trump acusa a los medios de “fabricar” noticias e “inventar” fuentes

impeachment

Impeachment a Trump: este es el futuro que le depara al peso mexicano