in

Eduardo García, de la deportación, a ser de los mejores chefs mexicanos del momento

La prisión y deportación fueron solo algunos obstáculos para alcanzar su sueño.

Fue largo el camino que tuvo que atravesar Eduardo García para consolidarse como uno de los mejores chefs mexicanos del momento. Atravesar por varias deportaciones y visitar la prisión fueron sólo algunos de los obstáculos que este hombre superó para seguir y alcanzar sus metas.

Persona detenida
Inmigrante detenido – Agencia EFE / Archivo

Como muchos mexicanos en busca de mejores oportunidades, la familia de García emprendió el viaje en busca del sueño americano cuando él apenas tenía 7 años de edad.

Provenientes del estado de Guanajuato, tanto él y su familia trabajaron arduamente diversos campos de cultivo de Estados Unidos ubicados en Florida, Michigan y en Ohio. Después de algún tiempo se establecieron en la ciudad de Atlanta, donde sin saberlo, García daría los primeros pasos que hoy lo colocan como uno de los máximos exponentes de la cocina.

Primero consiguió un empleo como lavaplatos y fue ahí donde se presentó su primera oportunidad de oro para laborar en la cocina, luego que la encargada de ensaladas no asistió a trabajar.

Ayudante de Cocina
Ayudante de Cocina – Pixabay / Web

Aunque su carrera laboral fue en ascenso en tiempo récord, en lo personal, García estaba metido en problemas. Tras involucrarse con pandillas que se dedicaban al robo, tuvo que afrontar las consecuencias con la ley, y más tarde recibió una sentencia de 4 años en prisión. Para finales del año 2000, fue deportado por primera vez a México.

No obstante, sólo 2 semanas después, García regresó a EE.UU. tras enterarse que su padre estaba gravemente enfermo y fue entonces que comenzó a trabajar como chef, teniendo que mentir en un principio para poder obtener el empleo.

Las jornadas eran largas, trabajaba de tiempo completo, donde aprovechó para experimentar con recetas de su madre que encantaron a los comensales. No obstante, 7 años después nuevamente fue deportado por los agentes de migración.

Ya en la Ciudad de México, García tuvo que empezar de nueva cuenta, así que investigó sobre los restaurantes de la ciudad y fue ahí donde encontró Pujol, y tras concretar una cita con el chef a cargo del restaurante entró a laborar, sin importar el sueldo. Sólo quería aprender del mejor restaurante de la ciudad y así lo consiguió en los siguientes 3 años.

deportación
Captura de pantalla instagram maximobistrot

Finalmente, en el año 2011, Eduardo pudo abrir su propio restaurante llamado “Maximo Bistrot Local”, lugar que lo ha catapultado como el gran chef que es hoy, sin embargo, pese al éxito no olvida sus comienzos, donde obtuvo sus mayores enseñanzas.

“En Estados Unidos aprendes que le tienes que dar con todo y que no hay otra, estas en una cultura de superación constante. Es raro escuchar a alguien quejarse o preguntar ¿A qué hora salgo? o ¿Cuánto me vas pagar?, la mirada está puesta en superarse en el hambre de aprender, trabajar y crecer, hay una cultura de si lo haces lo tienes, no hay de otra”.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Julio Guzmán

mm

Editor de Contenidos, Viva Noticias - Realizó trabajos para HolaDoctor y Univision | Escribe sobre política, inmigración y opinión.

salud

El mayor temor de los inmigrantes queda al descubierto

Sensores

Grupo civil presenta sistema para vigilar la frontera con potentes sensores