in

Con fuerza de voluntad

El mayor regalo de un padre de familia además de sus hijos es tener fuerza y salud para poder trabajar y darles lo mejor. Cada trabajo tiene su riesgo y su dificultad. Aquellos que trabajan en la construcción, saben lo duro que es. Ellos tienen mucha fuerza de voluntad

¿Pero saben qué tan diferente puede ser la situación si solo se tiene un brazo para realizar el trabajo? Es probable que algunos duden de la capacidad de alguien con esa condición. Pablo Vásquez Acosta, un padre de familia mexicano, ha demostrado que sí es posible, si se tiene voluntad.

“Me costó encontrar trabajo y cuando encontré uno, después no tenía cómo llegar. Tenía que caminar más de una hora para llegar al trabajo y luego de regreso a la casa. Así estuve por un año”, cuenta Pablo.

Pablo llegó a los Estados Unidos en 1998 cuando todavía no cumplía su mayoría de edad. Cruzar la frontera sin documentos, encontrar un trabajo y vivienda fue difícil, pero eso no era nada comparado con lo que le ocurriría años más tarde.

Cuando por fin logró comprar un modesto automóvil y encontró trabajo en una fábrica  procesadora de algodón y poliéster, donde aprendió mecánica, un accidente le cambió la vida.

PADRE-[TrabajoFC]-109Su brazo izquierdo estaba destrozado desde arriba del codo hasta la mano. Los médicos en Carolina del Norte no tuvieron opción que amputárselo.

“Me tocó un mal día. Estaba haciendo mantenimiento a una de las máquinas cuando de repente sentí que algo me haló. Quedé atrapado en la máquina, colgado de mi brazo durante hora y media. Después me llevaron en helicóptero al hospital y aunque pensé que no era nada grave, una doctora dijo que tenían que cortarme el brazo”, es lo que recuerda Pablo .

No es como antes pero es feliz

Ya han pasado 11 años de que eso sucedió. Claro que después del accidente Pablo tuvo que adaptarse a una nueva forma de vida, con mucha voluntad. No pudo trabajar por un largo tiempo hasta recuperarse de las secuelas.

El apoyo de su esposa Ángela y de sus dos hijos, ha sido vital. Ahora Pablo es un hombre nuevo y se las ha ingeniado para hacer todo tipo de trabajos. Aunque algunas personas se anticipan a juzgarlo, él les ha demostrado que es muy capaz y con mucha voluntad.

Pablo tiene una prótesis para reemplazar su brazo, pero casi nunca la utiliza. Dice que es difícil manejarla porque por falta de su codo el movimiento debe hacerlo desde el hombro. Lejos de ayudarle, le molesta usarla.

“Desde hace algún tiempo estoy trabajando en la construcción. Estoy a cargo de la mezcladora y también ayudo a los muchachos a tener listos otros materiales. A veces subo hasta lo más alto en los scaffolds (andamios) a poner mezcla. En fin, hago de todo un poco”, explica.

“Desde hace algún tiempo estoy trabajando en la construcción. Estoy a cargo de la mezcladora y también ayudo a los muchachos a tener listos otros materiales. A veces subo hasta lo más alto en los scaffolds (andamios) a poner mezcla. En fin, hago de todo un poco”, explica.

Es probable que al conocer la historia de Pablo, muchos hombres se sientan identificados. No porque les falte un brazo sino porque a pesar de que les ocurran cosas fuertes, complicadas o de desánimo, sacan el coraje y la fuerza para salir día a día en busca del sustento de su familia.

A todos ellos les decimos; ¡Feliz Día del Padre!   En Estados Unidos se celebra su día, el tercer domingo de junio.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Editora de Noticias - Cubre la información de último momento, policiales, política e inmigración. Trabajó para la cadena de televisión Azteca TV (Guatemala). @Luciarchies

Cáncer

Cáncer; un mal silencioso que ataca a las mujeres latinas

México

Siguen las deportaciones hacia México y Centroamérica