in

Carolina del Sur se opone al traslado de reos considerados terroristas

El posible traslado de varios reos acusados de terrorismo, a Carolina del Sur, tiene preocupadas a las autoridades de este estado. Su gobernadora Nikki Haley ha dicho que si eso ocurre, la ciudad quedaría vulnerable ante hechos terroristas, afectando además el desarrollo turístico y económico.

“No vamos a permitirle al presidente Obama ni al Departamento de Defensa mover a los detenidos de la Bahía de Guantánamo a Sur Carolina”, dijo Haley ante el Congreso en Washington DC.

[Representante republicano de Carolina del Sur cometió un terrible crimen y pagará por ello]

Entre sus argumentos expuso que ni Carolina del Sur ni ningún otro lugar, debe aceptar la propuesta, incluso si el gobierno federal pagará por los inconvenientes causados. Haley dice que la población se volvería temerosa y la policía local tendría que ser reforzada con medidas de seguridad para prepararse ante posibles protestas y cualquier otro incidente derivado del traslado de reos.

¿POR QUÉ TANTO ALBOROTO?

Son 80 los reclusos acusados de terrorismo que se encuentran en la cárcel de máxima seguridad, situada en la Base Naval de la Bahía de Guantánamo en Cuba. Lugar que Barack Obama prometió cerrar si llegaba a la presidencia, y que hasta ahora no ha podido cumplir. En su intento por lograrlo, ha propuesto a Carolina del Sur como uno de los lugares para reubicar a los detenidos.

Guantánamo es sólo una parte del sistema de campos de detención que mantiene Estados Unidos en el exterior, y que incluye otros campos en Irak y Afganistán. También, algunos detenidos han sido llevados a Guantánamo desde otros reclusorios secretos de la CIA.

Guantánamo es sólo una parte del sistema de campos de detención que mantiene Estados Unidos en el exterior, y que incluye otros campos en Irak y Afganistán. También, algunos detenidos han sido llevados a Guantánamo desde otros reclusorios secretos de la CIA.

Desde el 2002 las autoridades lo han usado para recluir a acusados de terrorismo, la mayoría de ellos detenidos en Afganistán durante la invasión de este país, que siguió a los atentados del 11 de septiembre del 2001.

CHARLESTON ES LA CIUDAD ELEGIDA

Haley ha defendido su postura diciendo; “le llamamos la ciudad santa, la número uno para vacacionar, la más amistosa y patriótica de la unión. ¿Por qué alguien querría traer terroristas, asesinos, abusadores y violadores a ella?”.

En su presentación ante el Congreso también hizo recordar la tragedia ocurrida el año pasado en Charleston, SC, cuando un hombre disparó contra las personas congregadas en una iglesia, matando a nueve de ellas. La gobernadora aseguró que el estado aún se está recuperando de ese acto impulsado por el odio.

“¿Cómo voy a decirle a las compañías que van a compartir una dirección con los terroristas más atroces y peligrosos de la tierra. Que la ciudad que han elegido para llamarla su casa, ahora va a ser uno de los objetivos terroristas de mayor perfil en el mundo? la verdad es que no puedo y no quiero”, puntualizó Haley.

“¿Cómo voy a decirle a las compañías que van a compartir una dirección con los terroristas más atroces y peligrosos de la tierra. Que la ciudad que han elegido para llamarla su casa, ahora va a ser uno de los objetivos terroristas de mayor perfil en el mundo? la verdad es que no puedo y no quiero”, puntualizó Haley.

El lugar exacto en donde se ubicaría a estos reos considerados de alta peligrosidad, es en The Naval Consolidated Brig en Charleston. Pero todavía falta camino por recorrer antes de que sea algo definitivo, ya que es solo uno de los 13 posibles lugares para albergar a los detenidos de Guantánamo.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Editora de Noticias - Cubre la información de último momento, policiales, política e inmigración. Trabajó para la cadena de televisión Azteca TV (Guatemala). @Luciarchies

ecuatorianos

Alivio migratorio podría beneficiar a ecuatorianos

inundación

Secuelas de una inundación histórica