Connect with us

Talento extraordinario; artista mexicano pinta sin distinguir los colores

En Papel

Talento extraordinario; artista mexicano pinta sin distinguir los colores

Probablemente algunos no creerían que un pintor no pueda distinguir los colores. Y menos si se trata de un pintor artístico. Para el mexicano Félix Maceda Baizabal eso sí es posible. Félix es un artista que ve los colores con los ojos del alma.

Lea también: Mexicano exhibe sus obras de arte en Estados Unidos.

Nació en Veracruz, México y vivió su infancia en Cuernavaca, Morelos. A los siete años empezó su pasión por el dibujo y la pintura. Pero había algo que lo hacía diferente a los demás y que desconocía de qué se trataba.

“De niño yo creía que todos miraban igual. Pero algo andaba mal cuando yo preguntaba por los colores. Mi hermana era la que me repartía los colores; este es el azul, el amarillo, etc.”, recuerda Félix.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1100238180037351&set=pb.100001535397637.-2207520000.1475436490.&type=3&theater

Esa condición de daltonismo (no distinguir colores) no lo desanimó, al contrario, desde muy pequeño mientras dibujaba y pintaba, Félix soñaba con algún día dar a conocer sus obras de arte. Y porqué no, además de México que también pudieran exhibirse en Estados Unidos.

“De niño yo creía que todos miraban igual. Pero algo andaba mal cuando yo preguntaba por los colores. Mi hermana era la que me repartía los colores; este es el azul, el amarillo, etc.”

A los 19 años emigró. Como la mayoría de mexicanos que salen de su país, Félix emprendió un viaje lleno de riesgos. Ocho días duró la travesía, tres de ellos estuvo en el desierto. Cuando finalmente llegó a Carolina del Sur, este joven artista logró emplearse en la carpintería y la construcción. Sin olvidar su sueño.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=862057647188740&set=pb.100001535397637.-2207520000.1475436551.&type=3&theater

“Empecé a buscar información y material para poder dibujar y pintar. Mientras tanto seguía dibujando aunque fuera a puro lápiz”, explica. “Pasé cinco años trabajando en construcción y luego fui a un museo a tocar puertas y a pedir la oportunidad de seguir aprendiendo, para que permitieran mostrar mi trabajo”.

A todo esto, pocos sabían de la condición de Félix. Confiesa que tenía miedo de que supieran sobre su secreto. En el 2012, al llegar al Museo del Arroz (The Rice Museum) en Georgetown, lo pusieron a prueba para ver que tan bien pintaba.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=776879142373258&set=pb.100001535397637.-2207520000.1475436552.&type=3&theater

“Me pusieron a pintar un cielo. Eso nunca lo voy a olvidar, porque fue cuando ellos se echaron a reír. Les pregunté; ¿qué pasa? y ellos me dijeron que nunca habían visto un cielo tan rosado. Yo pensaba que era gris, pero era rosado, y les tuve que decir lo que pasaba con mi vista”, recuerda.

Lo que Félix pensó que sería motivo de rechazo, a los encargados del museo les pareció interesante. Desde entonces este artista mexicano ha podido participar en concursos con otros 40 y 60 participantes. Ha ganado en varios de ellos y de esta manera sus obras se han podido exhibir en el museo e incluso, se han puesto a la venta. La última de sus exposiciones fue en agosto, en el Consulado de México en Raleigh, NC.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=705370436190796&set=pb.100001535397637.-2207520000.1475436586.&type=3&theater

Gente que lo quiere

Sus hermanos, su mamá, sus amigos y en fin, la gente que le ha tomado mucho cariño, le ha hecho saber lo orgullosos que se sienten de él por cumplir un sueño que tuvo desde muy niño.  Félix asegura que se siente feliz de que otras personas disfruten lo que hace a través de la pintura. “Hasta ahora yo no comprendo como puedo hacerlo”, dice.

Un mundo en tonos claros y oscuros

“Yo el azul lo veo como un tono. Se que el azul es azul porque está escrito. Se que el cielo es azul y lo que lo acompaña se me hace que es azul. Si voy afuera no distingo todos los verdes que hay. Mi hermana Aracely me pregunta que si alcanzo a ver los colores de los árboles y las plantas, pero yo todo lo veo como un conjunto, no distingo el café o el rojo. Se que existen porque me los he grabado en el transcurso de la vida”; Félix Maceda Baizabal.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=532204443507397&set=pb.100001535397637.-2207520000.1475436668.&type=3&theater

De todo un poco

  • Ha pintado alrededor de 40 obras de arte
  • Le toma al menos 3 meses terminar una pintura
  • Prefiere trabajar con la pintura acrílica porque significa mayor reto que la de aceite
  • Siempre lo acompañan tres colores básicos; azul, rojo y amarillo
  • Trata de pintar todos los días porque eso lo hace sentir feliz, con paz y tranquilidad
  • Tiene otra habilidad; hace deliciosos pasteles con diseños y dibujos especiales
  • También trabaja en un restaurante de comida mexicana
  • Está soltero

 

Comments

comments

Continue Reading
Quizás te interese...

Más en En Papel

Trending

To Top